El Diablo y la Sandía

JPEG - 12.8 KB

Ya sé! El Diablo y la Sandía. Así fue cómo mi hermano decidió el nombre del hotelito que montamos mi mamá y yo en Oaxaca. Una casa colonial de cinco cuartos recién restaurada a unas cuantas cuadras del zócalo, en donde recibimos a los huéspedes como si fueran amigos que invitamos a pasar unos días y compartirles nuestra fascinación por Oaxaca.